Bienvenido a nuestro nuevo sitio de Abogacía!

Noticia Ampliada

Derecho Ambiental. Sus tres momentos.

Dra. Benigna Martínez

El Derecho Ambiental es un conjunto de normas jurídicas regulatorias de
derecho público o privado que tienen como objetivo proteger la salud y calidad
de vida individual y colectiva del hombre, preservando bienes naturales y
regulando las actividades humanas susceptibles de contaminar su entorno o de
causar desequilibrios ecológicos.

Lo podemos separar en tres momentos
El Primer momento comprende el prolongado período de producción legislativa
iniciado en el Siglo XIX con la promulgación de las primeras Constituciones y
Códigos civiles, donde se incorporan disposiciones dispersas sobre el uso de
los recursos naturales sin las consideraciones ecológicas y ambientales.
Un Segundo momento empieza con la conferencia sobre el Medio Ambiente
Humano celebrada en Estocolmo en 1972, donde se empieza a sistematizar
elementos dispersos del Derecho Ambiental, principalmente sobre los recursos
naturales renovables y no renovables, la salud pública, las aguas, los bosques,
la caza, la pesca, el control sanitario y el sistema de Parques Nacionales.
Un Tercer momento en la evolución del Derecho Ambiental Latinoamericano se
da a partir de los años 90; con el proceso de institucionalización política del
ideario ambiental que, en el orden jurídico se ha distinguido, especialmente, por
el reconocimiento del derecho a un ambiente sano y su consagración como
derecho fundamental y/o colectivo en las Constituciones de la mayoría de los
países de la Región.
En esa línea y a 22 años desde la conferencia de Estocolmo donde por
primera vez se manifiesta la preocupación a nivel mundial la problemática
ambiental, en Argentina se realiza la reforma constitucional, año 1994, donde
se incorpora el Artículo 41.- el cual reza “Todos los habitantes gozan del derecho a un
ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades
productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones
futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la
obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los
recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad
biológica, y a la información y educación ambientales.
Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de
protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.
Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos.”
En estos días nos corre otro momento…